Ejemplos

Sin ánimo de ser exhaustivo, ya que transferencias hay tantas como personas y entornos, proponemos una serie de ejemplos con el objeto de reflejar las necesidades más comunes

Cama-Silla

Cama-Silla

Podríamos decir que esta es una de las transferencias más comunes. La grúa de techo sin duda ofrece una gran seguridad, eficacia y confort en esta transferencia.

Ver ejemplo
Cama-Baño

Cama-Baño

Cuando logramos conectar cama, inodoro y ducha con una grúa de techo estamos logrando conectar acciones diarias que requieren gran esfuerzo y que ahora podremos realizar de forma cómoda y segura.

Ver ejemplo
Inodoro-Silla

Inodoro-Silla

La instalación es muy sencilla y discreta, normalmente los baños tienen falso techo que no ofrecen ningún problema a la instalación. Una instalación sin complicaciones que se suele ejecutar en el día.

Ver ejemplo
Piscina

Piscina

Gracias al sistema de raíles que ofrece un conjunto de combinaciones flexibles y un motor a prueba de los ambientes húmedos, podemos presentar la mejor solución para piscinas o incluso jacuzzis.

Ver ejemplo
Entreno de la marcha

Entreno de la marcha

Con la grúa de techo, podemos lograr una rehabilitación mucho más efectiva ya que reactiva la mejoría. Además constituye un sistema de inestimable ayuda para asistir a usuarios de mucho peso.

Ver ejemplo
Desde el suelo

Desde el suelo

Con las grúas de techo Erreka podemos recoger una persona desde el suelo de la forma más segura y cómoda. Esto es crucial ya que muchas grúas del mercado no ofrecen esta posibilidad.

Ver ejemplo
Reforma de la casa

Reforma de la casa

En los casos en los que se requiere alguna actuación más drástica para la instalación de la grúa, podemos ofrecer el servicio de reforma con nuestros compañeros de Adom o bien coordinándonos con otros contratistas.

Ver ejemplo

PRUEBA NUESTRA GRÚA

Ninguna de estas explicaciones sustituye la experiencia de probar una grúa de techo Erreka, por eso, os animamos a que contactéis con nosotros y os diremos cómo probarla según la región desde la que nos llaméis.